lunes 03 de octubre de 2022 - Edición Nº1398

Noticias | 16 jul 2022

DISFRUTÁ BUENOS AIRES

Escapadas a cinco pueblos de la provincia

Las escapadas por pocos días a lugares no tradicionales se consolidaron y están marcando una nueva tendencia.


 Cada fin de semana son más las personas que salen a la ruta a conocer pueblos de la provincia de Buenos Aires. Estos parajes invitan a degustar comidas típicas, realizar cabalgatas, trekking o tirolesa y recorrer la historia del lugar (y del país) en diferentes museos. Seducen también con sus propuestas de naturaleza y aire libre.

Aquí 5 opciones para tener en cuenta.

1. Altamira

Luego de que el tren dejara de pasar por este pueblo de Mercedes y que la fábrica Corinema cerrara sus puertas, Altamira empezó a perder relevancia.Sin embargo, desde la Sociedad de Fomento de la localidad se realizan diferentes actividades para que este pueblo de 330 habitantes no se siga achicando, y pueda atraer todos los fines de semanas a turistas interesados en las costumbres argentinas.

La gastronomía y los bodegones son la estrella del lugar.

Sobre una calle de tierra se encuentra Lo de Puri, un boliche de campo dentro de una construcción de 1930 que conserva la misma fachada de entonces. El menú incluye picadas, empanadas, pizzas, sándwiches de bondiola y choripanes.

Lo de Curly es otro de los que componen esta ruta de sabores. El local con ladrillos a la vista tiene más de 100 años. La Taba, con un estilo más de restaurante, y La vieja casona de Sandoval, son otras opciones.

La producción frutihortícola es una de las principales actividades económicas del lugar. La familia López abre las puertas de su monte frutal para quien quiera visitarlo.

Sus productos son reconocidos en todo el país. Ganaron premios en la Fiesta Nacional del Durazno por la calidad. También venden conservas y dulces. Para ir, es necesario llamar al 02324-15586727 o al 02324-15460437.

Cómo llegar: está a 99 kilómetros de Buenos Aires. Se accede por RN9 y luego RN5.

 

2. Vagues

Con menos de 90 habitantes, sin grandes tiendas, pocas cuadras -solo dos tienen asfalto, Vagues encanta a los visitantes con su tranquilidad.

Aunque el tren ya no pase, el recuerdo de ese transporte sigue siendo el espíritu de la localidad.

Está dentro del partido de San Antonio de Areco y a 7 kilómetros del centro de esa ciudad. Debe su nombre a un capitán de blandengues (milicias criollas) de origen francés cuyo apellido era Baghe. La estación de tren inaugurada en 1894 hoy está convertida en un Centro de Interpretación Ferroviario. En sus tres salas se puede recorrer desde la llegada de las primeras locomotoras al país hasta la última parada que se hizo en Vagues.

Hay diferentes elementos originales en exposición como viejos semáforos y señales fonoluminosas, telégrafos, una campana del ferrocarril y fotografías de las familias históricas del pueblo.

El museo abre sábados, domingos y feriados de 9 a 18. Las visitas guiadas se realizan a las 10.30 y 16. La entrada es gratuita. 

A 7 kilómetros del centro, existe la posibilidad de dormir en un vagón. Arturo Figueroa era dueño de una pulpería. Decidió cerrar su negocio y amueblar coches de subtes y tren.

Una noche para dos personas con pensión completa en Los vagones de Areco cuesta desde 30.000 pesos ([email protected]; www.losvagonesdeareco.com).

Cómo llegar: está a 121 km de Buenos Aires. Tomar RN8 hasta San Antonio de Areco. Luego realizar 7 kilómetros más por RP41.

 

3. Villa Lía

La belleza de este paraje supo atraer a diversas producciones de televisión. Se filmaron escenas de la novela Más allá del horizonte, La extraña dama y Soy Gina. El centro del lugar, rodeado de calles tranquilas y edificios antiguos fue elegido como escenografía.

Está en el partido de San Antonio de Areco y cuenta con alrededor de 1.200 habitantes. Se caracteriza por conservar el estilo de vida de los inmigrantes que lo fundaron. La parada obligada es Casa Bellavista. Se trata de un antiguo casco colonial considerado como Lugar Significativo en el partido. Fue el escenario donde se rodó la película Imaginando Argentina, con Antonio Banderas y Emma Thompson.

La Capilla San José con su espadaña, interiores e imágenes la convierten en uno de los templos más lindos de la región. El recorrido continúa por los almacenes de ramos generales (el de “Pascual” o el de “Caunedo”). Ambos conservan el estilo antiguo.

El museo Los Rostros de la Pampa invita a adentrarse en la historia de los antiguos pobladores de la zona. Abre de 15 a 18 todos los sábados. Los fines de semana largo también se puede visitar los domingos en el mismo horario. La entrada es gratuita. 

Los interesados en tener una experiencia campestre, pueden pasar por el campo recreativo La Segunda, donde además de tener una colección de máquinas y ofrecer actividades en sus 10 hectáreas que incluyen paseos a caballo y en bicicleta, cuenta con alojamiento. Es necesario reservar a través de [email protected] 

Cómo llegar: está a 132 kilómetros de Buenos Aires. Se accede por RN Nº 9 y luego RN Nº 8; hasta la localidad de San Antonio de Areco, y desde allí por RP Nº 41, a 18 km.

4. Cazón

Es conocido como el pueblo del millón de árboles, gracias a que tiene el vivero municipal más importante del país con una extensión de 214 hectáreas.Dentro de la densa arboleda, funciona un área protegida para el avistaje de aves, una escuela agropecuaria y un jardín de infantes. Cuenta con un sector llamado Base de Campamento e instalaciones para el cuidado y albergue de caballos con un circuito para la competencia del Endurance.

 

Los visitantes pueden perderse entre los árboles de Cazón y aprender sobre la flora del lugar. Foto Subsecretaría de Tur. Pcia. Buenos AiresSe puede realizar una visita a varios sectores de vivero. Los principales atractivos son los Alcornoques y un laberinto forestal ubicado en la entrada del parque. Se recomienda visitar la plaza principal, la estación del ferrocarril, la Capilla Nuestra Señora del Rosario y los antiguos hornos de carbón, que funcionaron entre el año 1975 hasta 1985, con una capacidad de 40.000 kilogramos por horno. Hoy quedan cuatro de los siete hornos que se utilizaban.

Cómo llegar: está a 178 kilómetros de Buenos Aires sobre RN 205.

5. Mechongué

A principios del siglo XX, un estanciero decidió utilizar el apodo de su hija para denominar a la primera estación ferroviaria local. Así es como Martín de Álzaga Pérez fundó Mechongué el 12 de mayo de 1911.

El gran imperdible es la Gruta y Capilla Nuestra Señora de Lourdes que fue inaugurada en 1993. Posee detalles de terminación como el sagrario, cuyas rayeras del altar fueron hechas por el orfebre Juan Marra. El Cristo del altar mayor es una escultura alemana del siglo XIX.

El Almacén de Spadari, hoy conocido como el Viejo almacén, lleva a los visitantes al pasado. Es un auténtico local de ramos generales.Conserva dos viejos surtidores en su acceso, y es atendido por los herederos que continúan con el comercio familiar.

Para seguir recorriendo la historia de la zona, se puede ingresar al museo municipal que posee piezas históricas del ferrocarril y del pueblo, piezas arqueológicas de la zona y un archivo fotográfico de los primeros pobladores.

Está abierto los jueves y viernes de 8.30 a 11.30 y de 14 a 18. Los sábados y domingos de 14 a 18.30. La vieja estación de tren en Mechongué. Foto Turismo Mechongué.

Cómo llegar: está a 481 kilómetros de Buenos Aires. Tomar RP 2 hasta la ciudad de Mar del Plata y de ahí se toma por RP N° 88 hasta el acceso al pueblo por camino secundario (aproximadamente unos 15 km).

 

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
Más Noticias

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias